Que veinte años no es nada...

El lunes, 6 de marzo, tuvo lugar la puesta de largo de la quinta (y espero que definitiva) versión, tras veintiún años de existencia, de la página web que decidí dedicar a mi cineasta de cabecera, Rainer Werner Fassbinder. Cuando con quince años de edad vi una película suya por primera vez, la experiencia supuso una especie de Verdad Revelada en un momento tan significativo como fue mi adolescencia cinéfila: descubierto Von Sternberg y fascinado por las películas que dirigió Almodóvar hasta ese momento (el impacto y la influencia de Douglas Sirk sobre mí fue menor en aquel tiempo), ese cineasta alemán del que nada sabía concentró él solo, en una única película, todo lo que yo quería del cine: melodrama, artificio, barroquismo, la verdad arropada de mentira. El cine y la vida, la vida y el cine, inseparables, regalándose el uno a la otra, la otra al uno, lo que en esencia excluyen y niegan, pero acaban asumiendo.

"No conozco muchos lugares digitales que atesoren una historia de más de veinte años. La muestra de que el amor es la única respuesta y de que los actos de amor perdurarán. Veine años de página y una vida entera estudiando al director. Un nuevo paso adelante". Con esas emocionantes palabras, compartía la noticia de este renacimiento el amigo Sergio Sánchez, docente y cinéfilo como yo, amigos virtuales de foros de cine y redes sociales desde hace también dos décadas, palabras que he querido inmortalizar por lo que significan, porque resumen y dan sentido a aquel acto de amor que fue la página que decidí consagrar a mi cineasta de cabecera, a ese Franz Biberkopf que es Rainer Werner Fassbinder para mí.

La dirección del sitio ya la conocen: https://fassbindercineasta.com. El diseño, obra de Quique Rodríguez, responsable de Qreativos Ceuta, quizás no... o a estas alturas sí. En cualquier caso, el lugar digital, los ropajes y las intenciones requerían las palabras que dejo aquí plasmadas. No cesen en su intención de visitarlo: irá siendo completado con los comentarios de películas que aún faltan; conocerá el enriquecimiento, la ampliación y actualización de algunas de sus secciones; y, semanalmente, de la mano de Fassbinderplatz, el blog incluido en la página, darán fe de mi labor de difusión a propósito de la bestia germana.

Por muchos años más.

Fassbinder, web española sobre Fassbinder, Rainer Werner Fassbinder, Rafa Morata, rafamorata.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Abuela Ana

Apostatado

Adiós a Margit Carstensen, la gran musa de Fassbinder